¡Hagamos "English Muffins" este día del padre!

Foto original del NYTimes Cooking

Los english muffins o "panecillos ingleses" son una invención 100% estadounidense, a pesar de su título comercial, pero sí tienen sus raíces en Gran Bretaña.  Fueron inventados por Samuel Bath Thomas en 1874, quien abrió una panadería en la ciudad de Nueva York (la marca Thomas aún sigue vendiendo muchos de estos panecillos).  Su inspiración para su nueva creación fue un panecillo consumido en Inglaterra, llamado crumpet, que lo elaboran con bicarbonato de soda en vez de levadura, y tiene hoyuelos en la superficie.  El English muffin tiene por lo contrario, sus característicos hoyos y superficie irregular en la parte de adentro cuando lo partes - perfecta para agarrar mantequilla, jalea, o salsa holandesa - siempre y cuando los "abras" con un tenedor y no lo rebanes con un cuchillo.

Lo curioso es que en Inglaterra ni siquiera se vendían hasta los años 90', y los mercadean como "muffins americanos" allá.

Me pareció que hacerlos en casa era relativamente fácil, además de ser un pan que los niños pueden participar en hacer y una tremenda adición para un buen desayuno del día del padre.  Mi esposo y yo adoramos los huevos estilo Benedict, con su salsa holandesa, y siempre me encanta hacerle una versión de este plato, ¡pero nunca los había hecho con English muffins caseros!  Creo que van a quedar fabuloso. 

Como cualquier pan hecho en casa, si no lo vas a consumir dentro de 1-2 días, congelalo en una bolsa sellada hasta 1 mes, sin problema.  Saca del congelador 1-2 horas antes de que lo vayas a usar, para que vuelva a temperatura ambiente. 

 

English Muffins

Receta original del libro Bread Illustrated de @cooksillustrated

 

Ingredientes:

460g/3 1/4 tazas harina todo uso

20g/1 cucharada levadura instantánea

30g/2 cucharaditas sal

226g/1 taza leche entera

113g/1/2 taza agua, a temperatura ambiente

30g/2 cucharadas mantequilla sin sal, derretida

38g/1 cucharada azúcar

68g/6 cucharadas harina de maíz

Procedimiento:

  1. Combinar en el tazón de la batidora la harina, levadura instantánea, y sal, revolviendo para combinar. En un tazón chico combinar la leche, el agua, la mantequilla derretida, y el azúcar, revolviendo con un batidor manual para disolver un poco la azúcar.  Colocar el gancho de pan en la batidora y agregar los líquidos a la harina que está en el tazón (deja una porción de los líquidos (10% aprox) aparte hasta que veas si tu masa lo necesita-los agregas si es necesario).  Encender la batidora a velocidad baja, y dejar que se mezcle todo unos 2 minutos, bajando la masa de los lados del tazón.  Corrige la hidratación de tu masa si es necesario en este momento.
  2. Amasar la masa por 8 minutos a velocidad media baja (2 o 3 en una tipo Kitchen Aid), hasta que la masa se vea unida, con buen desarrollo de gluten, y la masa se pegue al fondo del tazón. Pasar la masa a un tazón engrasado y dejarla fermentar, tapada, por 30 minutos.  Al cabo de ese tiempo, darle un doblez a la masa, tomando los 4 extremos de la masa y doblándolos uno encima del otro (ver el video del Live), y luego volteando la masa para que los dobleces queden hacia abajo.  Dejar fermentar hasta que la masa duplique en tamaño, entre 30-60 minutos más. 
  3. Al cabo de este tiempo, pasar la masa a una superficie enharinada, y porcionar la masa en pedazos de 75-80g cada una o 12 porciones similares en tamaño. Formar bolitas con cada porción de masa, colocándolas con el cierre hacia abajo (ver video Live), y tapándolas con plástico engrasado mientras preparas la bandeja.
  4. Colocar la mitad de la harina de maíz en una bandeja de hornear (17”x 11”), esparciéndola para cubrirla entera, y colocar las bolitas de masa con el cierre hacia abajo en la bandeja, dejando un espacio de 2” entre cada una. Cubrir con plástico engrasado la bandeja para que quede bien cubierta y no le entre aire, y colocar otra bandeja igual (o algo similar) para aplastar las bolas de masa un poco con las manos y que queden ligeramente flat.  Dejar que la bandeja con las masas repose afuera de la nevera 30 minutos, y luego meterla a la nevera hasta el día siguiente.
  5. Al día siguiente, precalienta el horno a 350ºF. Saca la masa de la nevera 15-30 minutos antes (si tu cocina es muy caliente mejor 15 min nada más), quítale el plástico, y esparce el resto de la harina de maíz encima de los panecillos, regándola con la mano para que queden cubiertas. 
  6. Precalienta un sartén de 12” a fuego medio por 2 minutos, y luego coloca los panecillos que quepan (4-5 a la vez), dejando que se cocinen 3-4 minutos de un lado. Voltea y repite, 3-4 minutos del otro lado.  Una vez que tengan color de ambos lados, pasarlos a una bandeja de hornear, y meterlos al horno por 10 minutos.  Repetir esto con los demás panecillos en dos tandas más. 
  7. Una vez se terminen de hornear, retirarlos de la bandeja y ponerlos en una parrilla a enfriar 15 minutos. Antes de servir, abrirlos con un tenedor en el borde para partirlos en mitad y tostarlos.

 

1 comentarios

Super interesante se lee la receta.. Vamos a prepararlos.
Gracias por siempre enseña. Miro todos tus videos en instagram. Saludos

Míriam López 27 septiembre, 2021

Deja un comentario

Todos los comentarios son revisados antes de ser publicados