Es cierto que no todo el mundo tiene la fortuna de hacer su cocina nueva.  O tampoco es algo que sea una meta personal para muchos, pero en este post estoy asumiendo que sí es una meta, y te comparto ciertos detalles de mi cocina que me encantan por su funcionalidad.  Cada uno fue pensado con detenimiento.

 

Mucha gente me cuenta cómo contrató a una compañía que le hiciera la cocina, una parte importante del presupuesto de una construcción nueva, y fue la vendedora (que puede o no ser arquitecta, depende de la empresa) quien les “diseño” la cocina, es más, no tuvieron mucho que opinar aparte de ver el plano final y firmar el cheque.

 

Pues esto no debe ser así, porque cómo dije, la cocina es uno de los puntos importantes del hogar, usualmente hay un espacio donde uno come dentro, y tiende a ser el corazón del hogar para muchos.  Hay que involucrarse, ya que a veces las personas que saben sobre materiales de cocina, ¡no son cocineros! Aún más ahora, donde el concepto de cocina abierta es cada vez más común en Panamá (este modelo es más frecuente donde no hay personal de servicio).

 

Esta tendencia sigue en aumento, porque encima ahora nos estamos involucrando en la cocina porque queremos comer más saludable y preparar nuestros propios alimentos, o porque estamos pendientes que las estadísticas de criar hijos más resilientes, con un auto estima sano, se ha visto como uno de los beneficios de cenar en familia.  No se debe subestimar este espacio – en otro aspecto más práctico, una cocina bien diseñada tiende a incrementar el valor de nuestra propiedad al momento de la reventa.

 

Entonces, cuando diseñes tu cocina, piensa en ti o en la persona que cocina, y repasa con detenimiento cuales son sus hábitos: qué implementos utiliza con más frecuencia al momento de cocinar, que ollas usa con frecuencia para tenerle espacios que queden cerca y de fácil acceso, o si tiene inclinaciones para ser pastelero o panadero, por ejemplo, recomiendo entonces tener más espacio de mostrador para trabajar masas.

 

Recuerda que uno puede pedirle a las compañías de cocina que los modulares tengan divisiones internas distintas, o que te pongan gavetas cerca del área de cocinar, si es algo que te visualizas necesitando; nada está escrito en piedra.  Puede tener costo adicional alguna cosa especial, pero uno puede preguntar todo.  Aquí les dejo, con foto, los detalles que me encantan de mi nuevo espacio hecho por Home Interiors junto de la mano con Miele:

1. Las neveras paneladas.  No sabía que esto era una opción, pero cuando Miele me la presentó, tengo que decir que quedé encantada.  Especialmente si eres como yo, con una cocina totalmente abierta, incorporada a la sala, este detalle da una sensación de nitidez que sencillamente no se logra con el acabado de una nevera de acero inoxidable.

 

 

 

2. Espacio de mostrador para amasar y trabajar sin obstrucciones, que también me sirve de bufetera improvisada. Al escoger una pieza de quarzo con más detalle además le aportas un acabado especial al espacio; no TIENES que gastar en un quarzo carísimo en toda la cocina, con una pieza bien colocada le das un toque de color e identidad, pero es cuestión de gusto y presupuesto.

 

3. Espacio adicional para mis electrodomésticos – en una pared tenía un ancho significativamente menor al estándar (13”), pero Home Interiors me ajustó la profundidad, y gané valioso espacio de mostrador menos ancho que me sí me funciona para colocar mis varios electrodomésticos y tener mi mostrador más ancho despejado. El resto de los mostradores tienen profundidad de 25”. En este mismo espacio angosto, puse una barra de acero inoxidable, hecha a la medida por Metálica Pérez, que me alivia de tener espacio de gavetas para mi colección de sartenes.

4. Cajones de diferentes profundidades cerca de mi área de estufa. Por ejemplo, la foto de la derecha es un cajón poco profundo que guarda mis envases para medir, e igual que este hay 3 de cada lado, para mis trapos de cocina, espátulas, cucharas de medir; en fin, utensilios que uso prácticamente cada vez que cocino.   Al ser llanos, ves lo que hay en caja cajón en una sola capa y no tienes que rebuscar donde dejaste el termómetro.  En la foto de la izquierda, están los cajones de las ollas, muy profundos y que soportan peso.  Tengo dos así, para meter las ollas que no se pueden colgar en la barra de acero inoxidable.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5. Soy pastelera y panadera, y amo tener bandejas tipo cookie sheets, que requieren mucho espacio físico. Entonces le pedí a Home Interiors que en vez de poner una sola repisa en el medio, me pusiera varias, para acomodar muchas capas de bandejas en un solo lugar.  No hay nada más desesperante que tener que levantar miles de bandejas para encontrar una al fondo.

 

 

6. Un toque personal que no puede faltar: El arte en mi cocina. Tengo unas cucharas de palo diseñadas por la artista panameña Ana Elena Garúz, una pieza favorita mía comprada hace muchos años.  Y mis prints del libro de Samin Nosrat, dibujados por la ilustradora Wendy MacNaughton, que mandé a enmarcar. Soy fiel creyente en el arte para cada espacio de la casa – ¡alegra al alma!

 

Para algunos, el horno es un electrodoméstico olvidado, algo que “vino con la estufa”, y quizás lo han usado una o dos veces como mucho desde que lo compraron.   Para otros, es un electrodoméstico fundamental en la cocina, lleno de posibilidades (yo caigo en este segundo grupo).  Hoy en día hay mucho más variedad de funciones y precios de lo que alguna vez hubo localmente, y les cuento un poco para que al momento de hacer su elección, sea una escogencia educada.  La información no va a ser de marcas ni de precios, si no más bien de funciones y tipos de hornos, pero como en todo, les exhorto que investiguen muy bien como son los programas de mantenimientos y de piezas (¿Vienen incluidos? ¿Cada cuanto tiempo? ¿Cúal es el tiempo de garantía?).  Además, procura que el establecimiento que hará la venta, tenga trayectoria en el mercado y no va a cerrar sus puertas mañana, dejándote colgada/o.

Mi primera estufa con horno de buena calidad, solo la podía arreglar un técnico de la empresa que me la vendió, porque era el que había recibido “la capacitación” del proveedor; por supuesto el tipo siempre estaba ocupado y fue una pesadilla.  Al final me rendí, y compraba las piezas por internet y buscaba quien se atreviera a instalarlas.

Al empezar a trabajar en cocinas industriales, descubrí lo que era trabajar con un horno de convección, y una vez notas como el abanico que está al fondo del horno, distribuye el calor hace la diferencia en la apariencia y cocción total de tus alimentos, difícilmente quieres volver para atrás.  La razón es sencilla:  tener un abanico en la parte de atrás del horno acorta el tiempo de cocción porque dispersa el calor de manera eficiente, y no tienes que dejar un pavo asándose 5 hrs (vs 3 hrs, por ejemplo) para que tome un tono dorado, por ende tienes un pavo más jugoso y no reseco.  También tus bandejas de galletas se doran de forma más pareja, no solamente la de arriba, por ejemplo.  El abanico se encarga de que el calor llegue donde tiene que llegar, por lo general, notablemente mejor que en un horno sin convección.

 

Horno de convección con vapor para mis panes en casa

La misma experiencia tuve con los hornos para pan, ya que yo soñaba con hacer panes de corteza crujiente y que reventara la masa al hacerles el corte con la navaja o lamé, y no estaba sucediendo, ni siquiera en los hornos de convección.  Al viajar a trabajar en panaderías y tomar clases en escuelas de cocina, observé que la inyección de vapor al entrar el pan al horno, hace toda la diferencia-cortezas con un ligero brillo, un grigne u oreja atractiva en cada molde, y un crecimiento extra en el volumen final ya que el vapor humedece la masa y esta no se cocina, si no que la masa cruda humedecida crece una última vez (oven spring) dentro del horno.

El vapor también infiltró los hornos tradicionales de convección y hoy en día la combinación de vapor y convección (hornos tipo “combi”) logran que como chefs podamos cocinar más consistentemente y con más velocidad, resultando en mayor satisfacción del cliente y rentabilidad del negocio.  ¡La buena suerte es que todo esto ya está disponible para el consumidor en su casa, de una forma u otra!

Leer más

No es nada agradable que todo apeste a cebolla, por más que sientas amor puro por la cocina. 

La primera pregunta te la debes hacer solamente si no eres muy cocinero y si la cocina es un mero accesorio en tu casa.  Si usas la cocina o la usan en casa a menudo, como suele ser el caso, lo único que va a asegurar que haya una ventilación de olores adecuada, es que cuentes con un sistema de extracción eficiente.

 

Primero, un poco de historia.  Según la Chef Joyce Goldstein, autora del libro The California Food Revolution, el concepto de la cocina “abierta”, arquitectónicamente hablando, es relativamente reciente, ya que la tendencia era mantener al comensal a oscuras de lo que sucedía en la cocina.  Esto mismo se repetía en las cocinas residenciales, donde la cocina inclusive tenía muy poca ventilación y ciertamente no era un área estéticamente bella de la vivienda.

 

Desde hace unos 30 años para acá, la idea de que el cliente de un restaurante pueda participar visualmente de lo que sucede en una cocina se ha vuelto cada vez más común, y en años más recientes, en las casas y apartamentos cada vez se estila más eliminar las paredes que separan la cocina del resto de la sala o comedor.  La autora alega que este fenómeno fue iniciado en las cocinas profesionales de California como parte del esfuerzo de conectar más al comensal con sus alimentos, junto con conceptos como la cocina “local” o “farm-to-table”, o nombrar la provenencia de los ingredientes en tus menús, que se han vuelto igual de frecuentes.

 

Como yo sí tengo una cocina completamente abierta, el extractor o campana, como algunos la llaman (no significan lo mismo), es para mi un electrodoméstico casi tan importante como una buena estufa. Es más, en las 2 cocinas que he tenido el privilegio de diseñar para mi familia, le dediqué un rubro importante de mi presupuesto a la confección a la medida del extractor, ya que de nada me sirve comprar una estufa nivel industrial, que producirá aromas de ese mismo nivel, y que estos circulen permanentemente en mi hogar. En pocas palabras, es una pena comprar una estufa tipo Rolls-Royce, y a esta colocarle un extractor estilo LADA.

 

Partamos por la idea de que un extractor tiene 3 componenentes principales, el ducto, el abanico, y la campana.  La campana con abanico, pero sin ducto, no es un extractor verdadero.  Es meramente un abanico que recoge algo de la grasa en los filtros, al momento de cocinar.

El ducto es el canal que transporta el aire hacia fuera con la ayuda del abanico, que está ubicado dentro del ducto, y la campana es la parte “decorativa” del extractor, siendo la que está expuesta a la vista y donde se ubican los filtros de grasa y las luces (en algunos casos).  El ducto siempre debe tener una salida al exterior del edificio y es importante estar claro si el condominio permite estos orificios en las fachadas.  Al encender el extractor, el aire proveniente de la estufa caliente es absorbido por el abanico, pasando por los filtros de grasa exteriores, y este aire es llevado al final del ducto; cuan eficiente es este proceso, depende de varias cosas.  Según Juan Ibañez, del taller de hojalatería Metálica Pérez (y mis favoritos al trabajar este material), para lograr una extracción adecuada de los olores provenientes de tu estufa, el extractor debe cumplir con lo siguiente:

  • La longitud del ducto debe ser lo más corto posible, y con la menor cantidad de desvíos (codos); mientras más corto el ducto y más cerca esté el extractor de la salida, más eficiente será.
  • La superficie de la estufa no debe ser mayor a la superficie absorbente de la campana. La campana sí puede ser mayor a la superficie del rangetop o estufa, pero se debe tomar en cuenta que una campana más grande puede producir mayor ruido y ocupa bastante espacio, entonces lo ideal es comprar una campana a la medida o que se haya confeccionado para este tamaño de estufa.
  • La distancia que debe haber entre la estufa, y la campana debe ser de un mínimo de 30” y un máximo de 36”. Más de eso y la eficiencia del extractor se va a ver comprometida.
  • Entender que todos los extractores no son creados iguales. Comprar una campana prefabricada con un diseño congruente al diseño de la cocina, no necesariamente significa que esta campana tiene un abanico proporcional a la estufa que vayas a comprar, ni que funciona (no sabes tamaño ni capacidad de abanico).  Por esto es que hay electrodomésticos grado residencial y grado profesional o comercial; son diferentes necesidades las que se atienden y va a depender mucho de qué estufa comprarás.
  • Las estufas vienen con distintas capacidades de BTU’s (la unidad de medida de calor) en sus quemadores; mientras más calor produzca tu estufa, más vas a apreciar que la campana sea eficiente en su capacidad de extracción (mira mi artículo sobre estufas y las distintas opciones que hay localmente). Las estufas más sencillas de casa traen los 4 quemadores de la misma capacidad (baja); mientras más sofisticada la estufa, más variación hay en tamaños y en BTU’s.

En conclusión, si has hecho la inversión en una cocina abierta o eres fanático de la cocina y quieres contar con un setup profesional, debes incorporar un extractor para tu estufa.  Y como vengo ya tocando el tema de hacer una cocina, es uno de los primeros puntos a definir antes de hacer más nada.  Donde fijes el punto del extractor (longitud del ducto, salida del aire), va en gran parte a dictar el resto.  Con esto definido, ya puedes ubicar tu estufa, y seguir los consejos del triángulo de la cocina (nevera y lavaplatos) sobre el cual hablé en mis otros posts de blog.

 

En lo personal, me gusta la idea de mandar a hacer una campana con su extractor, ya que combina la funcionalidad industrial de usar una compañía como Metálica Pérez, que entienda mis necesidades como Chef, y que a la vez me brinde un diseño bien terminado, con luces adecuadas para mejorar visibilidad en estufa, y un sistema fácil de encendido.  Si bien los extractores que venden las tiendas de electrodomésticos se ven hermosos, no siempre son funcionales, y algunos pueden terminar siendo una gran pérdida de dinero si se instalan sin el ducto de extracción.  Lo importante, es asesorarse con expertos en la materia, y no dejarse llevar por un vendedor en la tienda de electrodomésticos, que seguro conoce poco de la compleja ciencia de la inyección y la extracción de aire. ¡ Ahora, a cocinar!

 

El otro día, como suele suceder, me llama una prima querida, a preguntarme ¿qué estufa y qué horno me compro? Como para que se lo pudiera contestar por chat…

En el diseño de cocinas, el concepto de que se pueda dibujar un triángulo entre las principales áreas de cocina, es decir el fregador, nevera, y la estufa, es un concepto que ha perdurado el pasar de los años. Es decir, para un desempeño óptimo…

En #EdnasKitchenProject, estamos esperando la cocina para noviembre, y les cuento porqué… escoger cuál cocina compraré toma su tiempo, y es una inversión que debe durar unos 10 o más años, así que como todo, hay que pensar mucho cada detalle…

Hace unos años entendí que mi negocio tenía que crecer, y no podía crecer sin organización, estructuras administrativas y procesos bien definidos. Salí a buscar ayuda de personas que yo sabía que me podían aportar y encaminar a hacer las cosas bien….

El primer plano que me dieron de mi cocina de casa, lo rayé por completo-los diseñadores de interiores no tienen esta formación usualmente- y procedí a cambiar la posición de la estufa, mandé a hacer un extractor «real», y coloqué gavetas para mis utensilios, entre otros cambios importantes.  Me preocupé por el flujo dentro de la cocina que tengo yo, como cocinera que soy, y lo planifiqué de acuerdo a eso.

Si eres chef o foodie que le gusta cocinar, seguramente has soñado con diseñar tu cocina ideal y contar con el equipo adecuado, o espacio suficiente, o un lugar funcional y a la vez cómodo para trabajar.  Quizás alguna vez has tenido la oportunidad de diseñar una cocina para tu casa? O quizás tienes clientes que quieren diseñar una cocina, y no saben donde empezar?

El diseño de una cocina es algo sumamente personal, y es mi experiencia que siempre vas a querer ciertas cosas al alcance de tu mano para el mejor resultado. Por eso tiene mucho que ver cuales son tus herramientas más usadas, por ej. los cuchillos van muy bien en gavetas cerca del área de trabajo, o si lo tuyo es la pastelería, poner las espátulas en gavetas cerca de donde estará tu batidora.  Mientras no tengas que correr de un extremo a otro, porque ubicaste tu superficies de trabajo, utensilios, neveras, y estufa en un radio accesible, tu experiencia en esa cocina será fluida.

Por ese motivo, te doy 3 consejos para empezar a pensar en una cocina nueva, obtenidos después de hacer varias cocinas, para trabajo y residenciales:

  1. Coloca el fregador primero, por la salida de agua, que debe tener sentido para el sistema de plomería del lugar. De esa ubicación, parte mucho de lo demás (neveras, gas, lavaplatos, por ejemplo).  Muchos prefieren que sea profundo el fregador, para que no estén los platos sucios a plena vista, y debe idealmente tener una superficie de trabajo despejada justo al lado.  Hoy en día venden muchos modelos y los hacen a la medida; se ponen por debajo del sobre (granito, etc) o encima del sobre.  Sea cual tipo de instalación escojas, el fregador se compra de acuerdo a eso (uno no funciona para el otro tipo de instalación), y se le debe especificar a la compañía que hace el sobre, para que hagan el hueco del fregador de acuerdo a este detalle.
  2. No gastes solo en el mobiliario, piensa en los electrodomésticos también.  Si tienes un presupuesto, como yo, es bueno ver todo en conjunto, y de ahí trabajar de acuerdo a lo que es prioritario para ti.  Yo me enfoco mucho en los equipos, que son los que me van a permitir hacer la variedad de preparaciones que deseo (panes, sous vide o vapor, rostizar), y, de suma importancia, la marca y respaldo de esa marca que exista en Panamá (piezas y mantenimiento).  De ahí, con lo que me queda, veo mobiliario, y trato de usar el presupuesto siendo lo más práctica posible.
  3. Dimensionar la isla de cocina, como punto de reunión y área de trabajo. Creo que puedo decir con seguridad que a los cocineros, por lo general, nos gusta cocinar y rodearnos de seres queridos mientras lo hacemos, así que tener una isla que sirva de mesa, bufetera, o para colocar la estufa y cocinar viendo a nuestro público (si te gusta cocinar en frente de los demás y no dar la espalda, como a mi), es algo importante y punto focal de una cocina. Por eso, asegurarnos que la isla tenga una superficie apta para trabajar (que material se usa, qué utensilios tengo a mano), de la altura correcta, es sumamente importante.

La moraleja es que la cocina es una inversión significativa, que cada día más es el corazón del hogar en los diseños arquitectónicos contemporáneos , y que nos debe durar unos 10 años +, si la hacemos con materiales adecuados, tomando en cuenta nuestras necesidades. Si eres como yo, que disfrutas cocinar y además ves el acto de cocinar como un hilo que une a la familia, entonces toma en cuenta estos puntos; pronto estaré compartiendo más tips, !ya que pronto me mudo!