Usualmente considero que el babka, un pan de origen europeo, de gran venta en panaderías judías de E.E.U.U., es un pan para una ocasión especial por tener rellenos pecaminosos de chocolate, almendras, canela y azúcar morena, por ejemplo.

Por motivo de la Pascua de Resurrección, época en la cual tradicionalmente se preparan panes dulces con frutos secos y especias, quise compartir esta babka – más que un pan, es una técnica que vale la pena saber hacer.  Espero que lo disfruten tanto como yo y mi familia. Estar juntos, aunque sea en casa, es motivo de celebración.

Babka de Canela

Leche entera 1 ½ taza/365 g, ligeramente fría

Huevos 1 unidad/50 g

Extracto de vainilla 1 cdta/ 5 ml

Harina todo uso 5 ¼ taza/660g

Levadura instantánea 3 cdtas/13 g

Azúcar 1/3 taza/70 g

Sal 1 ½ cdta/13 g

5 cucharadas/70 g mantequilla sin sal, suave pero fría aún

 

1 huevo, batido

 

Relleno de canela y azúcar morena:

Azúcar morena oscura (importada) 1 taza/200 g

Mantequilla sin sal, derretida 3 cdas/42g

Harina todo uso 1 ½ cucharada/15 g

Canela molida 3 cucharaditas/8g

Sal ¼ cucharadita

 

Sirope simple:

Azúcar ¼ taza (52g)

Agua ¼ taza (59g)

Procedimiento (el día antes de hornear):

  1. Sacar la leche y el huevo unos 15 -30 minutos antes si están en nevera.
  2. Colocar los ingredientes líquidos (leche y huevo) en el tazón de una batidora con gancho de pan. Agregar el harina, levadura instantánea, azúcar y sal, y encender la máquina, procurando que todo se humedezca.  Una vez que la masa se siente bien de humedad (no debe estar muy seca ni muy húmeda), amasar a velocidad baja por 5 minutos, para desarrollar el gluten de la masa. La textura debe empezar a verse más unida y lisa.
  3. Bajar la masa del gancho varias veces, procurando que se mezcle todo bien. Al cabo de los 5 primeros minutos, agregar la mantequilla en trozos de 1”, procurando que se incorpore un pedazo antes de agregar otro, poco a poco. Una vez que se haya agregado toda la mantequilla, amasar unos minutos más hasta que la masa se vea lisa y se pueda casi lograr una “ventana” al estirar un pedazo de masa.
  4. Colocar la masa para que crezca, en un envase grande, previamente engrasado con aceite vegetal. Cubrirlo, y dejar que fermente 2 hrs, dándole un doblez a la primera hora.
  5. Al cabo de este tiempo, sacar la masa en una superficie enharinada, aplastándola para que quepa en una bandeja rectangular y se pueda refrigerar, bien cubierta con un plástico engrasado para que no se reseque. Meter en nevera hasta el día siguiente.
  6. Preparar relleno de canela: Combinar todos los ingredientes en un tazón, revolviendo y dejando a un lado tapado, hasta el día siguiente.
  7. Al día siguiente: sacar la masa de la nevera y colocarla en una superficie enharinada, estirandola a un rectángulo de 10” x 12”, el lado de 10” en frente de uno.  Pasarle el huevo batido con brocha, parejamente por toda la superficie, dejando un borde de 1” en la parte de arriba sin untar.
  8. Esparcir parejamente el relleno de canela encima de toda la superficie de la masa dejando el borde de 1” superior sin nada, y proceder a enrollar de abajo hacia arriba, apretando a medida que enrollamos, para no dejar aire atrapado. Lentamente enrollar la masa y terminar con el borde sin relleno y sin huevo, para que se selle bien.
  9. Envolver en plástico el rollo, y meterlo al congelador por 20 minutos, para que se ponga firme y sea fácil de cortar.
  10. Sacarlo del congelador, y ponerlo en una superficie enharinada. Cortarlo de extremo a extremo a lo largo, por la mitad, con un cuchillo muy afilado, logrando quedar con dos mitades largas donde se ven todas las rayas del relleno.
  11. Colocar las mitades una al lado de la otra, y tratando de que las superficies cortadas queden mirando hacia arriba, y colócandola en un molde engrasado de 9”x5” rectangular, preparado previamente con un pedazo de papel parchment engrasado cortado a la medida con extremos sobresalientes (nos sirven para alzar el pan una vez que sale del horno, como agarraderos).
  12. Precalentar horno a 350 grados. Tapar la babka con un pedazo de plástico para la segunda fermentación, y dejarlo crecer por 1 hora o más, hasta que 1”-1.5” sobresalga del borde del molde.
  13. Una vez esté listo en cuanto a crecimiento, enseguida meterlo al horno y hornear por lo menos 50 min-60 min, o hasta que muestre una temperatura ambiente de 200 grados F.
  14. Mientras tanto hacer el sirope simple, combinando azúcar y agua en una olla pequeña, y calentando solamente hasta que se disuelva el azúcar, revolviendo. Apagar y dejar a un lado.
  15. Apenas sale el babka del horno, pasarle una espátula delgada de metal o un cuchillo por los lados de 4” del molde (que no tienen parchment) para evitar que se pegue. Con una brocha, untarle una capa del sirope simple (o dos, si quieres más dulce). Enfriar 10 minutos y levantar los lados del papel parchment para levantar el pan del molde, y dejarlo en una parrilla para que se enfrie por completo.  Si se deja más de 10 minutos en el molde, se puede pegar por la cantidad de azúcar del relleno.
  16. Dejar enfriar por lo menos 1 hora antes de cortarlo en rebanadas, para que las rebanadas mantengan su forma. La babka se puede congelar bien envuelta.